La dieta de los estudiantes universitarios

Guía de Universidades.

Guía de Universidades es un espacio tuyo donde encontrarás información útil para tu futuro universitario


Cambio y desarrollo de hábitos. En esta etapa crucial de la vida, muchos no pueden cumplir con los requisitos de una dieta equilibrada.
 3_342

Además de desarrollar las actividades de la vida diaria, la alimentación saludable permite prevenir ciertas enfermedades (dislipemias, obesidad, diabetes, anemias) y contribuye así al bienestar fisiológico, mental y social. Desde ambos puntos de vista, cobra una importancia crucial dentro de la población de estudiantes universitarios, ya que la juventud es una etapa clave, en la que se adquieren o consolidan hábitos y costumbres que influyen a la hora de alimentarse.

Si se tiene en cuenta que muchos de estos estudiantes proceden de distintos lugares y cambian de costumbres y escenarios, se entiende que durante el transcurso de su carrera adopten o adquieren nuevos hábitos. Los distintos horarios de clases podrían afectar su vida desde la perspectiva nutricional. Es posible que no realicen algunas de las comidas diarias, o no tengan una dieta equilibrada. Y es preciso recordar que, tanto el exceso, como el déficit de ciertos nutrientes puede ser un riesgo para la salud.

En 2009, en la Universidad Nacional de Córdoba realizamos un estudio sobre una muestra de 1.606 estudiantes. El resultado de las encuestas fue que, si bien realizaban las cuatro comidas diarias (desayuno, almuerzo, merienda y cena) en algún momento del día, las mismas eran monótonas, es decir consumían poca variedad de menúes por falta de tiempo o por no saber cocinar. Más del 80 por ciento de los consultados desayunaba, pero la mitad no lo hacía diariamente. Y esa primera comida diaria estaba compuesta principalmente de alimentos con elevado contenido en hidratos de carbono provenientes de panificados, así como de azúcares simples (que son considerados obesogénicos).

Sólo la mitad de los encuestados cumplía con la cantidad de lácteos que se recomienda diariamente y la infusión que más bebían era el café. Alrededor del 90 por ciento tomaba diariamente el almuerzo y, más de la mitad, lo hacía en su hogar. Sin embargo, sólo un 42 por ciento cocinaba diariamente, ya que un tercio de los estudiantes compraba su almuerzo por lo menos dos veces a la semana (en rotiserías, bares o quioscos).

En las comidas principales, un gran porcentaje de los encuestados consumían carnes, cereales y pastas, y un porcentaje menor hortalizas, frutas, legumbres. Es fundamental destacar que menos del 7 por ciento de la población estudiantil alcanzó a cubrir las raciones recomendadas de frutas y vegetales.

NoSi (Sin evaluaciones)
Cargando…