Jóvenes, pesimistas sobre el empleo

Guía de Universidades.

Guía de Universidades es un espacio tuyo donde encontrarás información útil para tu futuro universitario


Ivonne Vargas / CNNExpansión

La población entre 15 y 24 años en México está desalentada por la situación laboral; el desempleo genera dependencia del hogar y aumenta la economía informal.

 TheManAtTheCounter

CIUDAD DE MÉXICO — En México, alrededor del 22% de los jóvenes entre 15 y 24 años están desalentados por la situación laboral; no trabajan, ni buscan una plaza y se muestran indiferentes ante ciertas ofertas laborales por la precariedad de los salarios, advierten especialistas de la Facultad de Economía de la UNAM.

Eduardo Loria Díaz de Guzmán, académico de la Facultad, señala que al renunciar a insertarse a la vida productiva del país, frente a la imposibilidad de encontrar empleo por un largo periodo, esos jóvenes no son contabilizados en las estadísticas, sin embargo, se suman a la Población Económica Inactiva.

Este sector se convierte en una ‘bomba de tiempo’ para la sociedad, generando escenarios como la dependencia del hogar; “son personas que eligen extender la dependencia de sus familias o se incorporan a la economía informal con proyectos que tienden a desaparecer en menos de cinco años por faltan de los entrenamientos y la educación necesaria”, indica la psicóloga laboral Patricia Noriega.

En el país, la tasa de desempleo entre la población de 15 a 24 años es de entre 6 y 8%, mientras que en los adultos oscila entre 3 y 5%. Los jóvenes se colocan en plazas con menor duración y mayor vulnerabilidad, apunta el investigador de la Facultad de Economía.

Respecto al empleo informal, destacó que el indicador está a la baja entre los adultos; en cambio, el número de jóvenes en esa condición registra una trayectoria ascendente desde 2005.

Jorge Sales Boyoli, director del bufete Sales Boyoli, indica que México vive una contradicción. “Aunque la frase común es que (se trata) de un país de jóvenes, este sector tiene muy pocas opciones bien remuneradas en la economía formal”, comenta. Además, los egresados están atrapados por el círculo vicioso de juventud y experiencia, es decir “no les dan trabajo porque carecen de trayectoria”.

Hay que facilitar a los empleadores formas para contratar, hay que disminuir el ‘riesgo’ a este proceso. Un ejemplo de una política mal implementada es la iniciativa del primer empleo. “Al momento de acceder a los recursos que entregan al patrón a través de este programa, resulta que es casi imposible, hay que cumplir muchos requisitos”, menciona Boyoli y agrega que los candidatos no han dado propuestas concretas sobre contratación de jóvenes.

Eduardo Loria expresa que, con excepción de los países desarrollados y la zona euro, en el mundo se registran niveles de desocupación similares a las registradas antes de la crisis. En la Unión Europea seguirán a la alza en los próximos tres años, en la medida que los programas de consolidación fiscal y reducción del déficit se amplían en la región.

El fundador de Sales Boyoli apunta que el reto para el siguiente sexenio es disminuir las regulaciones. La realidad, dice, es que el gobierno no genera empleos y tampoco es su responsabilidad aunque a veces suela “saludar con sombrero ajeno” dando cifras de las plazas generadas. La creación de trabajo es responsabilidad y logro de los empresarios y el gobierno ayuda en liberar requisitos para permitir al empleador nuevas formas de contratación, retribución y despido. Hay que impedir a los “sindicatos extorsionadores que puedan seguir robando legalmente”, puntualiza el abogado.

De acuerdo con el informe “El empleo, el ingreso y el actual gobierno”, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, del total de desempleados en el país más del 70% cuenta con estudios completos de secundaria, educación media superior y superior.

NoSi (Sin evaluaciones)
Cargando…